Logo

Carmen Puri o José Enrique, ¡hagan apuestas!

Ya estamos con la clásica cantinela de la precampaña para las Elecciones Municipales. Se ha abierto de manera oficiosa la veda. Ha comenzado la cuenta atrás para la carrera electoral, que concluirá el último domingo de mayo de 2011. Y eso que queda un mundo, veinte meses que se antojan largos e intensos. Como el rayo que no cesa, estamos instalados en una permanente disputa electoral. Parece como si siempre fuera precampaña. Al fin y al cabo es la razón de ser de las maquinarias de los partidos políticos. Viven de eso.

Carmen Puri o José Enrique, ¡hagan apuestas! PSOE o PP. El corte está en catorce concejales de los 27 que se elegirán en el Ayuntamiento de la capital jiennense. Dos opciones, dos proyectos, dos visiones de ciudad. Revalidar la mayoría, aunque sea con el respaldo de otras formaciones, es el objetivo de los socialistas, mientras que el de los populares es el de reconquistar el Ayuntamiento que dejaron de gobernar hace poco más de dos años tras tres legislaturas en el poder. Mayoría absoluta o suma aritmética de 14 ediles.

Primera clave inicial a veinte meses de la contienda electoral. Qué protagonismo tendrán las fuerzas minoritarias, llámense IU, PA u otras. ¿Habrá cartel electoral del partido de Rosa Díez (UPyD)? ¿Asomará el careto de algún grupo de atrevidos bajo una candidatura disfrazada de independiente dispuesta a tener su espacio electoral? O mayoría absoluta, o muletas, capotes y bisagras; o sea, pactos, coaliciones o incluso gobiernos en minoría, que tampoco hay que descartar, como también habrá que estar muy atentos al grado de participación y a la abstención.

Segunda clave. La duración de la crisis económica condicionará en mayor o menor medida el resultado electoral. No tengan la menor duda. De su mucho o poco impacto se podría dejar sentir en forma de desgaste y de coste electoral para los partidos que hoy forman el equipo de coalición actual. Pero, ojo, también puede pasarle factura al partido que está en la oposición.

Tercera consideración. ¿Visualizará la ciudadanía un cambio de ciudad? ¿Percibirá un nuevo modelo de hacer política? ¿Calará ese mensaje de otra forma de gobernar, más allá del tranvía y de otros proyectos sustantivos? Es imposible saberlo hasta que los jiennenses digan con su voto si Jaén es la ciudad que queremos o el eslogan quedará sólo en eso: en una mera etiqueta que no ha podido cuajar de manera efectiva. Por cierto, mal asunto y pobre argumento fiar todo o nada a un proyecto como el tranvía. La política debería ser otra cosa. Más completa, menos anecdótica, menos de bolsillo, menos de manual; en fin, más del todo y menos de la parte.  

Cuarta consideración. Candidaturas y programas electorales con cierta solvencia, credibilidad y llenos de realismo. Quien presente la mejor oferta electoral, la más fresca, la que dé más confianza o la que menos recelos y rechazos despierte tendrá mucho ganado. Luego harán falta otras muchas cosas, incluida hasta la suerte.

En conclusión, hay mucho partido todavía que disputar. No es una perogrullada. Estamos en los entrenamientos, luego hay que saltar al césped y jugar el verdadero encuentro de las urnas, el que de verdad vale, el de la noche en la que se cuentan los votos. Lo de ahora, lo de esta larga precampaña es ruido de pretemporada. Que puede ser muy legítimo, pero honestamente creo que ahora es tiempo de solucionar problemas, de ejecutar proyectos, de gobernar y de hacer oposición.

Pero no olviden ustedes esas cuatro claves a las que he hecho referencia porque serán determinantes para la elección de la primera autoridad de la capital jiennense para el cuatrienio 2011/2015. O repite Carmen Puri Peñalver o se estrena como alcalde José Enrique Fernández de Moya. No hay más cera que la que arde. La solución, el 29 de mayo de 2011. Largo me lo fiáis, aunque como ya está lanzada la precampaña no estaría de más ver ya un cuerpo a cuerpo político entre la actual alcaldesa y el que aspira a ser alcalde para ir confrontando sus proyectos de ciudad.