Logo

Candidaturas 20-N, más de lo mismo

Ya tenemos la composición definitiva en las candidaturas de los partidos políticos por la provincia de Jaén para las elecciones del 20-N. Y como era de esperar no son para nada sorprendentes. Dejan poco margen para la sorpresa y dudo que ilusionen a una gran parte de los ciudadanos. Para mí son más de lo mismo.

Políticos que acumulan trienios, quinquenios y algunas décadas de oficio. Toda su vida en esto de la cosa pública. La renovación prácticamente brilla por su ausencia, vuelven a caer algunos paracaidistas por la circunscripción de Jaén y se intercambian las piezas en el tablero político con una pasmosa normalidad. El mismo juego, los mismos jugadores, la misma manera de hacer política, la que llevan haciendo hace más de treinta años. En fin, la misma historia.

Y nos contarán la misma historieta de la ilusión renovada, de la experiencia, del compromiso con Jaén. O sea, las viejas consignas, las trasnochadas estrategias en este nuevo tiempo en el que se precisa algo más que imaginación y otra forma de hacer política.

En estas elecciones del próximo 20 de noviembre, más allá de la confrontación y de la bronca política a la que nos tienen acostumbrados, están en juego muchas cosas, y no me refiero ya al descreimiento general hacia la clase política, sino a lo que queremos que sea nuestro país en un futuro, que será el futuro de nuestros hijos.

Por encima de todo está en juego la presentación de una oferta programática creíble y solvente para conseguir la reactivación de la economía y la superación de la crisis económica, porque ya va siendo hora. Hay que poner coto a las inaceptables cifras de paro. A eso hay que encaminar decididamente los esfuerzos y no a la guerra de guerrillas, ni al todo vale para mantenerse ni a meter miedo en el cuerpo. Aunque dudo que se cambie este chip.

Ese debe ser el objetivo principal, más allá del pim, pam, pum de los partidos políticos, de la tijera y de la motosierra presupuestaria, de la política de austeridad y del bla, bla, bla que unos y otros se echan en cara como arma arrojadiza.

No pido que se haga borrón y cuenta nueva, pero debería estar prohibido el “Y tú más” y el mirar constantemente por el retrovisor. Este país necesita que se mire mucho más para adelante, que se pacte más y que haya más pensamiento crítico para crecer, sin tantas correas que transmitan y volteen lo que dicen unos pocos.

Y como no puede ser de otra manera, es hora de que se nos hable claro, muy claro a los ciudadanos, diciendo qué se va a hacer, cómo se va hacer y de dónde va a salir el dinero para lo que se quiere hacer. Esas deben ser las reglas del juego político. Además de, obviamente, su estricto cumplimiento y ejecución en tiempo y forma por parte de los que nos dicen que nos representan.